miércoles, 8 de diciembre de 2010

La fotografia de aves en vuelo: parámetros básicos


Aguilucho lagunero (Canon 500 mm + Ext 1,4  ISO 320  apertura f/5,6  velocidad 1/2500 s.)


Cuando intentamos fotografiar un pájaro en vuelo nos encontramos básicamente ante dos opciones bien distintas:

1- Congelar la imagen, captando todos los detalles del ave.
2- Crear una sensación de movimiento, que dinamice la imagen.

Hoy hablaré sobre el primer punto, ya que suele ser el mejor punto de partida para realizar fácilmente imágenes en movimiento.

Lo primero que debemos tener claro es que para congelar la imagen debemos optar por velocidades de obturación altas (más de 1/200 de segundo, aunque habitualmente debe ser más de 1/1000 de segundo).
Sin embargo, para lograr estas velocidades de milésimas de segundo precisamos que el objeto se encuentre bien iluminado (cosa no siempre disponible, excepto días muy soleados), o en caso contrario, deberemos optar por abrir el diafragma.

La realidad es que en este tipo de fotografía uno siempre debe abrir al máximo y ver lo que realmente da de sí el objetivo elegido.

O sea, que en un día normal (no muy luminoso pero tampoco muy tapado), estamos hablando de velocidades de 1/1000-1/2000 s. y aperturas de f/2,8 a f/5.6 (lo máximo que de el objetivo).

Si con esto no hay suficiente (lo más habitual), entonces debemos jugar con el ISO de la cámara, y no obcecarse en el ISO100, sino optar por valores de 200, 300, 400 o incluso 500. Lo óptimo (para no tener que luchar con granos del tamaño del puño) es tender a valores inferiores o iguales a ISO 400.

Bueno, de momento lo dejamos aquí, y si hay alguien que lea este blog, le recomiendo que empiece a probar con estos parámetros y que comente que tal le va. Es importante ajustar la velocidad y la apertura antes de tocar el ISO, ya que sino después deberás trabajar más con el photoshop para eliminar el grano sin perder definición.

Buena suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada